Patentes de Corso

Posted on viernes, noviembre 12, 2010 by Pedro Wave

INVENCIONES

Estoy leyendo una novela de James A. Michener acerca de la historia del Mar Caribe, en la que se cuentan las andanzas de los colonizadores y, en el capítulo 4, al Mar Caribe le llama el Lago Español por ser descubierto por los españoles, que plantaron su bandera en toda Centroamérica y Sudamérica e inventaron el Nuevo Mundo, que tanto ha cambiado en estos últimos 500 años de historia americana, pero la esencia de las patentes sigue siendo la misma aunque haya cambiado de manos.

CORSARIOS

Debido a sus riquezas la costa y las islas caribeñas eran lugar de saqueo de los corsarios ingleses y franceses que obtenían Patentes de Corso de sus monarcas.  Un caso famoso fue el de Francis Drake, nombrado caballero por la reina Isabel I en recompensa por sus servicios a la corona inglesa.

Eran empresas particulares que fletaban buques una vez obtenida la patente de corso y atacaban las ciudades caribeñas obteniendo un botín considerable de sus robos y de los rescates obtenidos gracias a los secuestros. El corsario sólo tenía los derechos que le otorgaba la Patente de Corso y Represalia obtenida (en inglés Letter Of Marque and Reprisal - recuerda que eran patentes inglesas), pudiendo sólo capturar buques de determinados países y, a la vuelta, debían repartir el botín con sus monarcas. En cambio, los piratas atacaban sin tener que rendir cuentas a nadie.

CARTA BLANCA

La escuela de la historia nos ha dejado muchos ejemplos de patentes de corso con "carta blanca" durante los últimos 500 años, que han evolucionado a lo que desde hace 200 años se conoce entre las empresas y los gobiernos de los países  como solicitudes de privilegios de invención:

Patente (Patent, Letter Of Marque):
— Estadounidense | USP (United States Patent)
— Europea | EP (European Patent)
— Mundial | WP (World Patent)


VIOLACIÓN DE PATENTES

La última batalla de un empresario particular para quedarse con las riquezas de los demás la comenzó el pasado verano Paul Allen al demandar a Google, Apple, Yahoo, Facebook, AOL, eBay y otros, por violar sus patentes "de corso", afirmando que sus inventos son la base de Internet, pero sin denunciar a la empresa que le hizo rico, ya que es uno de los fundadores de Microsoft.

SOLICITUD DE PATENTES

Este hombre no tuvo que invertir su dinero en fletar un navío mercante y hacer frente al oleaje surcando océanos y mares, se limitó a contratar a buenos profesionales del diseño de interfaces gráficos de usuario (IGU, en inglés GUI) para que redactaran y solicitaran patentes para proteger sus ideas y ahora quiere recuperar la inversión en innovación. Se calcula que Allen destinó unos 100 millones de dólares (78 millones de euros) de su fortuna personal a esta incubadora en Silicon Valley.

COMERCIO DE PATENTES

Los expertos indican que ahora está en juego el comercio online, porque permite a los portales recomendar sus productos a los usuarios en relación a sus búsquedas y gustos, en lugar de comerciar con el oro, la plata y los botines obtenidos allende los mares.

Este es el tipo de comercio de los corsarios del Siglo XXI que navegan por la Web para obtener su botín en forma de dinero electrónico.

En un próximo artículo se revisarán las patentes de Paul Allen en relación con los GUIs.

English translation of this post here.

No Response to "Patentes de Corso"

Leave A Reply

Dime si te gusta lo que lees y, si no te gusta, dime por qué. Tengo habilitada la moderación de comentarios. Tu comentario se publicará pronto.

Tell me if you like what you read here and if you don't like, tell me why. I've enabled comment moderation. Your comment will be published ASAP.

Mi Lista de Blogs- My Blog List